BIBLIOGRÁFIA DE VENTURI GIOVANI BAUTTISTA

 

Giovanni Battista Venturi

Artista plástico y físico. Durante su indómita adolescencia, Giovanni-Battista sentía que la misión de retratar las colinas, los monumentos y la salvaje belleza de las mujeres de su tierra era menos una salida laboral que un llamado de Dios. En alegre desorden, su dormitorio y estudio desbordaban de lienzos, pinceles, barnices, brochas, espátulas, tubos de óleos, marcos, bastidores. Poco antes de cumplir 30 años había terminado su primera obra, un dibujo a lápiz de la iglesia de la piazza de su ciudad natal, Bibbiano, Reggio-Emilia, a la que ni los frailes lograron identificar. Uno de ellos creyó que se trataba de un autorretrato.

Su vida dio un vuelco en 1777. En el curso de una visita a la Capella Sistina, se detuvo a contemplar por primera vez el Giudizio universale de Michelangelo; con los ojos humedecidos y el corazón galopante, en lo más íntimo pensó: “Señor mío, aunque me concedieras la gracia de vivir tres siglos, yo jamás podría hacer algo igual”. Eso no fue todo. Por la noche, en casa de su hermano mayor Amilcare Bartolomeo Venturi, que vivía en Roma, volvió a tener exactamente el mismo pensamiento al observar los garabatos que había hecho su sobrina de 5 años, inspirada en su gatito Beppo como modelo.

Deprimido, al regresar a su casa arrojó con violencia sus materiales artísticos a través de una ventana interior. Por la mañana, un vecino iracundo lo despertó al grito de “Giovanni, Giovanni! Ma sei pazzo? Che cazzo è questa installazione di merda nel corridoio? Buttate via tutto, cretino!”  (“Juan, Juan, ¿te sientes bien? ¿Qué significa esta instalación en el pasillo? ¡Llevate por favor todos tus enseres, te ruego!”). Aunque saltó de la cama sobresaltado y de malhumor, lo sorprendió descubrir que no le disgustaba el extraño término que había empleado el hombre: “instalación”. En el pasillo, la dimensión fractal y las texturas aleatorias del revoltijo continuaron alterándose a medida que los transeúntes tropezaban con los marcos y pisoteaban los pomos de pintura, dejando huellas sobre la laja y echando maldiciones con el puño derecho en alto. Sin embargo, antes que limpiar el estropicio, Venturi le añadió al conjunto tubos de metal, hierros retorcidos, y fragmentos de una sopera de porcelana con restos orgánicos. Bautizó a la obra “Instalación – Geometría sin nombre” (cf. Benjamin Campbell,“Virtual Art, from Illusion to Immersion – Vol. 1: Pioneers of Installation Art”, Minneapolis, University of Minnesota Press, 1988, pág. 156). Como la llegada de una patrulla de caribinieri le impidió practicar nuevas variaciones, trasladó los desperdicios a los fondos de la edificación, donde pudo trabajar a sus anchas.

A lo largo del tiempo, sus instalaciones con materiales siempre más heterogéneos ganaron sorprendentes apariencias, pero ningún contemplador, galerista, marchand ni crítico de arte reparó en ellas. “Soy demasiado transgresor para mi época”, solía razonar como consuelo. El único que se asomaba a echarles una ojeada cada vez que se desmoronaban trozos sobre el piso era el vecino de siempre, quien siguió gritándole, aunque más afectuosamente, “Ciao, cretino!”. Aquello también le sirvió de inspiración: comenzó a llamar a su arte “cretinético”, o más brevemente “cinético”.

Incomprendido tanto por las élites cuanto por las masas, durante su manipulación de los tubos descubrió, por azar, que la presión que ejerce un fluido es menor en aquellas zonas de la tubería donde la velocidad de tal fluido es mayor: tras perfeccionar el estudio del fenómeno, observó cómo llegaba a producirse, en determinadas condiciones, la aspiración del fluido. Su revolucionario hallazgo, que dio lugar a los epónimos “efecto Venturi”, “tubo Venturi” y “bomba Venturi”, permitió fabricar en el siglo XX artefactos tan cruciales como la aspiradora hogareña. Por desgracia, el reconocimiento académico no le interesó: él se sentía un artista plástico en el cuerpo de un físico. Tampoco supo en vida que aquella admiración que tanto anhelaba, y por cuya ausencia llegó a enemistarse con el Creador, la compartirían en el futuro millones de amas de casa agradecidas. En su lápida, sentido homenaje a la invención de la aspiradora a la vez que verificación de que los caminos del Señor son insondables, se esculpió el versículo 3:8 de su tocayo evangelista Juan, que parecía escrito expresamente para él: “El viento sopla donde quiere”.

Tubo de Venturi

Un tubo de Venturi es un dispositivo inicialmente diseñado para medir la velocidad de un fluido aprovechando el efecto Venturi. Sin embargo, algunos se utilizan para acelerar la velocidad de un fluido obligándole a atravesar un tubo estrecho en forma de cono. La aplicación clásica de medida de velocidad de un fluido consiste en un tubo formado por dos secciones cónicas unidas por un tubo estrecho en el que el fluido se desplaza consecuentemente a mayor velocidad. La presión en el tubo Venturi puede medirse por un tubo vertical en forma de U conectando la región ancha y la canalización estrecha. La diferencia de alturas del líquido en el tubo en U permite medir la presión en ambos puntos y consecuentemente la velocidad. Cuando se utiliza un tubo de Venturi hay que tener en cuenta un fenómeno que se denomina cavitación. Este fenómeno ocurre si la presión en alguna sección del tubo es menor que la presión de vapor del fluido. Para este tipo particular de tubo, el riesgo de cavitación se encuentra en la garganta del mismo, ya que aquí, al ser mínima el área y máxima la velocidad, la presión es la menor que se puede encontrar en el tubo. Cuando ocurre la cavitación, se generan burbujas localmente, que se trasladan a lo largo del tubo. Si estas burbujas llegan a zonas de presión más elevada, pueden colapsar produciendo así picos de presión local con el riesgo potencial de dañar la pared del tubo.

Funcionamiento de un Tubo de Venturi

En el Tubo de Venturi el flujo desde la tubería principal en la sección 1 se hace acelerar a través de la sección angosta llamada garganta, donde disminuye la presión del fluido. Después se expande el flujo a través de la porción divergente al mismo diámetro que la tubería principal. En la pared de la tubería en la sección 1 y en la pared de la garganta, a la cual llamaremos sección 2, se encuentran ubicados ramificadores de presión. Estos ramificadores de presión se encuentran unidos a los dos lados de un manómetro diferencial de tal forma que la deflexión h es una indicación de la diferencia de presión p1 – p2. Por supuesto, pueden utilizarse otros tipos de medidores de presión diferencial. En el caso de la hidráulica en donde se tiene en cuenta las pérdidas por fricción, lo más conveniente es desarrollar una ecuación que las contenga. Después de hacer unos cálculos y unas simplificaciones se puede llegar a las siguientes ecuaciones que hacen más práctica y rápida la resolución de cierto tipo de problemas.

Q = K ( 12.6 h – Hf )1/2

K = SE [ 2 g / (( dE / dG )4 – 1)]1/2

SE = 0.7854 * dE2

dG = Diámetro en la garganta

dE = Diámetro en la tubería de conducción

h = Diferencia de nivel en el manómetro (se expresa en metro de mercurio)

Hf = Pérdidas por frotamiento (se expresa en m)

Es prudente tener en cuenta que esta ecuación se trabaja en el sistema internacional (m, s) y que el líquido manométrico es el mercurio. Las pérdidas de fricción se reportan en unidades de longitud, puesto que se tratan como una disminución en la cabeza de presión. Esta ecuación se trabaja para flujo incompresible. La descarga depende de la diferencia manométrica sin importar la orientación del medidor de Venturi; no es relevante si el medidor está colocado horizontal, vertical o inclinado.

BIBLIOGRAFIA: 

http://www.fisicanet.com.ar/biografias/cientificos/v/venturi.php 

http://biotanaticas.wordpress.com/2012/09/05/giovanni-battista-venturi-1746-1822/ 

http://www.ecured.cu/index.php/Efecto_Venturi

http://www.google.com.co/search?q=tubo+venturi&hl=es&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=bLhDUbjDIIjj4APgtICwBg&sqi=2&ved=0CDIQsAQ&biw=1366&bih=667#imgrc=Co5_SCeFRy8UbM%3A%3B7ar5gejd4LQdQM%3Bhttp%253A%252F%252Flaplace.us.es%252Fwiki%252Fimages%252Fthumb%252F4%252F4a%252FTubo_venturi.png%252F350px-Tubo_venturi.png%3Bhttp%253A%252F%252Flaplace.us.es%252Fwiki%252Findex.php%252FTubo_de_Venturi%3B350%3B166

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s